No puedo pagar la hipoteca 2018-05-09T12:29:55+00:00

No puedo pagar la Hipoteca

Consejos de abogados cuando no puedes pagar la hipoteca. Consulta GRATUITA

no puedo pagar hipoteca, abogado hipoteca valenciaAbogado hipoteca, experto en Valencia

Uno de los problemas más comunes en España para los ciudadanos es la imposibilidad de hacer frente a las cuotas de la hipoteca. Esto, por desgracia, es algo más común de lo que parece y los abogadossomos testigos de ello todos los días. Por lo que si estás en esta situación, no pienses que eres un bicho raro, ya que se estima que hay cuatro millones de personas en tu misma situación.

Los coletazos de la crisis se siguen notando. Puede que hasta ahora te hayas desenvuelto bien con ayuda de amigos y familiares o que hayas conservado tu puesto de trabajo durante el momento de mayor gravedad de la crisis porque la empresa para la que trabajabas no sufrió el duro varapalo que otras sí.

Sin embargo, si ahora te encuentras en momentos más complicados y el pago de tu hipoteca se te hace cada mes más imposible, no te pierdas este post. En él te daremos consejos profesionales que vienen de abogados expertos en la materia y te resolveremos las dudas más frecuentes.

Consejos de abogados expertos en impago de hipotecas en Valencia

Aunque lo ideal es que acudas a un gabinete especializado en este tipo de problemáticas para que estudien tu caso concreto, en este artículo vamos a arrojar algo de luz sobre ese descontrol que debe ser tu mente ahora mismo. El primer consejo que vamos a darte es que te relajes.

Si no guardas la calma no podrás pensar con claridad ni actuar de la forma más conveniente para ti dada tu situación. Así pues, respira hondo y lee los consejos e instrucciones que te daremos a continuación.

Hacer un cálculo de gastos

Lo principal en momentos desesperados en los que no puedes pagar la hipoteca es analizar en qué se te va el dinero. Puede que ya hayas reducido al máximo tus gastos, pero si no es así, es hora de que te plantees un estudio detallado de todo en lo que gastas dinero y comiences a descartar lo que no sea totalmente imprescindible.

En muchas ocasiones, la reducción de estos gastos que tienes como normales pero de los que puedes prescindir te reportan un ahorro importante cada mes. Esto sería muy positivo, ya que podrías hacer frente a la cuota de la hipoteca o, en su defecto, dispondrías de más margen con el que negociar con el banco.

Comprobar si tu hipoteca tiene seguro de protección de pagos

Es posible que tu hipoteca tenga un seguro para el caso de que te quedes sin trabajo. Si este es el motivo por el que no puedes hacer frente al pago de tu préstamo hipotecario, puede que tu hipoteca tenga un seguro que cubra esto.

Este seguro se firma en el momento de firmar la hipoteca y puede llegar a cubrir hasta un año de cuotas. No vamos a engañarte. No es común que en los préstamos hipotecarios se incluya esto, pero revisar el contrato por si acaso nunca está de más.

Negocia con tu banco

Antes de que llegues a la situación de que se dé un impago de alguna cuota, lo más recomendable es acudir a tu banco y negociar alguna solución satisfactoria para ambas partes. Para que no te pille por sorpresa, vamos a exponerte las cuatro opciones más comunes que suelen dar todas las entidades financieras.

reclamar acciones banco popular
FORMULARIO CONSULTA GRATUITA

COMO RECLAMAR POR LAS ACCIONES DEL BANCO POPULAR

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (requerido)

Ciudad o provincia (requerido)

Asunto

Su mensaje

Acepto la política de privacidad , recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web.

Es decir, aumentar el tiempo durante el cual se estará pagando la hipoteca para reducir la cuota mensual a una cantidad más asequible. Obviamente, esto te hará pagar muchos más intereses y estarás pagando durante más tiempo. Pero si te encuentras en un verdadero apuro, esta será una solución bastante viable.

Esto implicará que, durante un periodo, solo se amortizarán los intereses del préstamo. De esta manera, la mensualidad podrá reducirse hasta en un 50 %. Todo dependerá del tiempo que lleves pagando, pero suele ser una solución muy satisfactoria y temporal.

Esta opción solo es viable si tienes otras deudas contraídas con la entidad en la que firmaste la hipoteca. Si aúnas todas las deudas en la hipoteca se aumentará el plazo de amortización, pero la cuota será mucho menor. Si tiene otras deudas contraídas, puede interesarle este artículo: reunificar deudas cetelem y cofidis

Este proceso es muy poco conocido, pero puede ser muy útil como una solución temporal. Esto consiste en pedir el aplazamiento del pago de un porcentaje de la hipoteca (hasta el 30 %) hasta la última cuota. De esta manera conseguirás una reducción drástica de la cantidad a pagar y cuando se finalizan los pagos el 30 % restante del dinero se refinancia o se abona directamente a la entidad.

Vender la vivienda

Aunque esta suele ser la última opción a la que recurren los afectados, es una de las más viables. Es decir, tienes que pararte a pensar objetivamente: ¿tu situación va a mejorar en poco tiempo? Si crees que no, lo mejor es que te quites la deuda de encima antes de que sea demasiado tarde.

Vende la casa teniendo en cuenta que el precio mínimo ha de ser la deuda que te queda que pagar al banco y múdate a un nuevo hogar más económico y que no te quite el sueño por las noches.

Puede parecer duro en un principio ya que dejarías atrás recuerdos y tu hogar, pero si las deudas te están ahogando lo mejor es darte la oportunidad a ti y a tu familia de empezar de nuevo.

Solicitar la dación en pago

dacion en pagoAntes que nada, debes tener bien claro que esto no es una obligación de los bancos. Ahora bien, si se lo propones a la entidad financiera que te concedió la hipoteca y lo acepta, no habrá problema alguno, pero le aconsejamos que se asesoré antes de firmar nada con el banco.

Por si no sabes lo que es la dación en pago, esto consiste en entregar la vivienda hipotecada a la entidad para saldar la deuda pendiente y librarte del problema.

Cabe destacar que, si cumples con los requisitos del Código de Buenas Prácticas, será más probable que te lo concedan. Así pues, échale un vistazo antes de negociar con tu banco ya que esto te será de gran ayuda.

Concurso de acreedores

El concurso de acreedores no sería necesario ni una opción si no acumulas una gran cantidad de deudas. Así pues, si tu problema es que no puedes pagar la hipoteca, esto no sería una opción para ti.

Por otro lado, debes tener en cuenta el coste del proceso judicial y de los abogados, que es bastante elevado. Y, por último, tienes que tener presente que entrar en concurso de acreedores de personas físicas no te eximirá de la ejecución hipotecaria. Esta deuda tiene prioridad sobre el resto de acreedores, por tanto, perderás tu casa igualmente.

Consulte a un Abogado Experto en Hipotecas

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (requerido)

Ciudad o provincia (requerido)

Asunto

Su mensaje

Acepto la política de privacidad , recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web.

Preguntas frecuentes cuando no es posible pagar la hipoteca

Dada la dificultad y el duro trago que supondrá para ti no poder hacer frente al pago de tu hipoteca, es muy probable que tengas muchísimas dudas. Todas ellas te atosigarán durante todo el día y te impedirán concentrarte en nada más allá que esto.

Por este motivo, y con la esperanza de arrojar algo de luz sobre tu camino, vamos a responder a las dudas más frecuentes que suelen presentar las personas que no pueden pagar su hipoteca.

En el caso de que no puedas pagar la hipoteca, sí. Aunque en un principio ninguna empresa privada puede embargarte tu cuenta, en el caso de que no hagas frente a tu préstamo hipotecario el banco podría llegar a embargar tu nómina.

No obstante, para esto tendrían que darse las siguientes condiciones:

– Que no sea una sola cuota impagada ni tampoco dos. Es decir, que el impago se haga en repetidas ocasiones y el banco ya te haya comunicado que vas con retraso en los pagos.

– Que se apliquen los intereses de demora, algo que no sucede hasta que hay bastantes cuotas impagadas y tú no has hecho por hablar con el banco. Para evitar estos recargos, lo ideal es ir a hablar con tu entidad y comunicar tu situación para llegar a algún acuerdo.

– Si no pertenecemos a un colectivo de exclusión social, ya que de ser así el banco estará obligado a reestructurar la deuda o concedernos la dación en pago.

Si tras estas acciones no se producen resultados, el banco podrá denunciarnos por impago. Es entonces cuando el juez podrá dictaminar el embargo de la nómina. Pero siempre dispondrás de una parte que es inembargable por impago. Además, debes saber que nunca podrán quitarte una cantidad mayor al equivalente a un sueldo mínimo medio.

Según indica el Tribunal Supremo, prácticamente ninguna hipoteca contempla unos intereses de demora ajustados a la legalidad. Para que no se consideren abusivos, estos no deben superar el 2 %. Así pues, debes comprobar estos recargos para denunciar cualquier irregularidad.

De hecho, hay una gran cantidad de casos en los que personas que han cometido impago han denunciado por cláusulas abusivas y el banco ha tenido que devolverles el dinero. Por tanto, no dejes pasar esto y asegúrate de que todo se ajusta a la legalidad.

Esto dependerá de la voluntad de la entidad. En algunos casos esperan a ponerse en contacto contigo para avisarte y solo a partir de esa cuota los aplican. Pero en otros casos lo hacen desde la primera cuota impagada sin más.

Desde el punto de vista financiero esto es una auténtica locura. ¿Por qué? Muy sencillo. Si no tienes capacidad para hacer frente al pago de tu hipoteca, ¿cómo vas a poder pagar las cuotas mensuales de una hipoteca y encima las cuotas que te vendrán del crédito?

Os dejamos un buen artículo sobre la Reunificación de deudas

Esto puede ser una solución momentánea para evitar las comisiones de demora. Pero ¿qué pasará cuando en lugar de una tengas dos cuotas mensuales que pagar? Además de, claro está, las demás deudas que tuvieras con anterioridad y los intereses que se te aplicarán del préstamo.

Esta no es una solución viable. Por tanto, quítate esa idea de la cabeza.

De nuevo, no existe un plazo fijo para esto, sino que todo dependerá del banco, del proceso judicial, de tu actitud…

Lo normal suele ser que se demore entre un año y medio como mínimo. Debes pensar que primero ha de admitirse el trámite de la demanda. Después puedes oponerte, algo que seguro que harás para ganar tiempo.

Tras esto habrá que esperar a la celebración del juicio, a que se dicte la sentencia y todo ello si no se recurre. Después habrá que esperar una fecha para la subasta y, finalmente, la salida definitiva de la casa en cuestión.

Todo esto no ocurre de la noche a la mañana. También entra en juego el factor del lugar en el que te encuentres. La saturación de los juzgados varía entre ciudades y comunidades autónomas.

Por supuesto que sí. Si prevés que no vas a poder hacer frente a este pago mensual y que van a embargarte, lo ideal es que pongas tu casa o apartamento a la venta.

No olvides que tu objetivo es conseguir la deuda que has contraído con el banco para poder librarte de ella. Es más, si ya estás esperando a la fecha de subasta, también podrás vender la casa o piso. No obstante, el mercado está bastante complicado. Pero por intentarlo que no quede.

Esto es algo que se recoge en el Código de Buenas Prácticas bancarias. Cuando el banco se adjudique tu vivienda en la subasta y se convierta en el nuevo propietario, puede que te alquilen tu propia vivienda.

No obstante, esto dependerá de tu situación y de lo que el banco estime oportuno. Si no cumples con una serie de requisitos, no podrás optar a esto.

Por otro lado, lo que pagues de alquiler no servirá para pagar la hipoteca que pediste anteriormente. Esta ya estará cancelada, por lo que lo que pagues no te permitirá convertirte en el propietario de tu hogar de nuevo.

Aun así, hay otros factores que puedes valorar como el hecho de conservar el lugar donde vives. Esto te aportará una gran comodidad, evitarás la mudanza y tendrás toda tu vida asentada en esta zona. Por tanto, es una opción que sin lugar a dudas deberías valorar.

El hecho de entregar la vivienda es otra de las opciones que se contempla en el Código de Buenas Prácticas Bancarias que te hemos mencionado anteriormente.

Esta sería la dación en pago que ya ha sido mencionada anteriormente. Puedes, en primer lugar, pedirla al negociar con el banco. Pero si este no la aceptase, mediante vía judicial tienes muchas posibilidades de que te acepten esta forma de pago.

Lo ideal es que cuando te llegue la demanda de ejecución de hipoteca es que recurras a abogados expertos en ejecuciones hipotecarias y respondas a esta demanda. Es muy común que la respuesta tenga éxito.

No obstante, esto dependerá de tu actuación ante la imposibilidad de afrontar tu deuda. Si no te has preocupado de responder a los requerimientos del banco, no has intentado negociar y no has intentado devolver ni una sola cuota, la única opción con la que cuentas es pagar la deuda que te reclama el banco en cuestión.

En el caso de que, finalmente, el banco se quede con tu vivienda, todas las cuotas impagadas se quedarán como deuda. Es decir, no se condonará sino que tendrás que abonar la cantidad debida sí o sí.

Esta cláusula es una de las que se han incluido en una gran cantidad de contratos de préstamos hipotecarios y que permiten al prestamista dar por vencida la totalidad de la deuda o préstamo antes del plazo que se acordó para su devolución. Para poder hacer esto, el deudor debe incumplir su obligación de pago.

Es decir, que si no puedes hacer frente al pago de la hipoteca, el banco podrá ejecutarla y embargarte la casa.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha considerado la aplicación de esta cláusula como abusiva. Y, por consiguiente, nula. En un juicio, si el juez la estima abusiva, podrá anularla y, por tanto, el banco no podrá embargarte.

Cuando te encuentras en una situación de embargo inminente, no te queda otra que recurrir a las grandes estrategias que conozcas para evitarlo.

Realmente hay muy poca información acerca de la titulación de las hipotecas. Sin embargo, en España, esto ocurre en la mayoría de los préstamos hipotecarios. Artículo Titulizaciones hipotecarias

Esta titulación implica que el banco ha vendido nuestra hipoteca a un fondo de titulación. Por tanto, la deuda no pertenecería a la entidad financiera. Algo que imposibilita a dicha entidad a reclamarla.

Así pues, al no pertenecer la deuda al banco, todo el proceso que se ha llevado hasta ahora en tu contra para ejecutar la hipoteca se consideraría nulo. Y, por tanto, se tendría que archivar el caso y las acciones que se pidieran en el mismo.

La Ley de la Segunda Oportunidad es conocida, sobre todo, por su uso de cara a los empresarios endeudados. Sin embargo, también es posible que las personas físicas se acojan a esta.

Esta ley promueve acuerdos extrajudiciales de pagos, reestructuración e incluso cancelación de deudas si la persona que se acoge a ella tiene ingresos inferiores al total de deudas que tiene.

Aunque es muy reducido el número de personas que baraja esta posibilidad, podría ser muy beneficioso para ti. Su ámbito de aplicación también se extiende a los particulares. Sin embargo, hay que tener presente dos factores muy importantes.

– Tendrás que cumplir ciertos requisitos para poder acogerte a esta ley. Y si no los cumples, esto no será una opción válida para ti.

– No es seguro que puedas cancelar la deuda, pero al menos podrás conseguir una reestructuración de tus deudas y un trato un poco más favorable para ti.

No te cruces de brazos

Ante todo, no debes cruzarte de brazos y tener una actitud pasiva ante tu problema financiero. Si no puedes pagar la hipoteca es muy importante que muestres una actitud cooperativa y que a ojos del banco muestres la preocupación que sientes.

Todo ello será vital para conseguir un trato que te beneficie y te permita encontrar una solución favorable para ti, tu familia y también para el banco.

En cualquier caso, lo mejor será que recurras a abogados expertos en hipotecas y derecho bancario que puedan asesorarte e indicarte los pasos que debes seguir.

No puedo pagar la hipoteca
5 (100%) 4 votos