Derecho al Olvido en GOOGLE e Internet

Abogagos Expertos en DERECHO AL OLVIDO. Consulta GRATUITA

Seguro que en los últimos tiempos has oído hablar en más de una ocasión acerca del derecho al olvido. Se trata de un concepto que se ha hecho cada vez más popular desde que se puede encontrar prácticamente toda la información sobre cualquier persona en Internet. Obviamente, esto resulta muy positivo en un gran número de aspectos prácticos, pero también tiene un lado negativo a tener en cuenta: tu nombre puede aparecer asociado para siempre a cosas de tu vida que no quieres conozcan los demás. Por esta razón, se solicita cada vez más la aplicación del derecho al olvido en Google. Te damos toda la información.

Más de 10 años de experiencia en Derecho al Olvido

¿Qué es el derecho al olvido?

El derecho al olvido en Internet te permite exigir que se borre o bloquee información obsoleta sobre ti. Información que, por el paso del tiempo, ya no cumple la función por la que fue publicada. Un buen ejemplo de esto son las sentencias legales. Igualmente, este derecho hace referencia a cualquier dato personal que pueda vulnerar tus derechos fundamentales, como el honor, la intimidad o la propia imagen.

derecho al olvido

La Agencia Española de Protección de Datos va más allá en la definición de este derecho y afirma que, además ayudar a bloquear los contenidos digitales que no cumplen con los requisitos de adecuación de la normativa, también permite otras limitaciones. En concreto, también te da la posibilidad de evitar la difusión de tus datos personales cuando no tienen un interés público y lesionan tus derechos personales, aunque su publicación sea legítima.

Este mecanismo, que te posibilita a pedir el borrado del rastro de tus datos personales en la red, se introdujo en el Reglamento General de Protección de Datos para asegurar que los ciudadanos podamos controlar de una manera exhaustiva nuestros datos personales y protegerlos. Además, también te ofrece la posibilidad de revocar el consentimiento para el tratamiento de los datos dado inicialmente y solicitar el borrado definitivo de estos.

que es el derecho al olvido
FORMULARIO CONSULTA GRATUITA

DERECHO AL OLVIDO

    , quiero recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

    Información básica sobre protección de datos:
    Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L.. Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.

    Habeas corpus y el derecho al olvido en Internet

    Ya hemos definido que es el derecho al olvido; ahora, veremos qué relación guarda este mecanismo con el tradicional habeas corpus. Este es un procedimiento legal para ayudar a mantener la libertad personal ante presuntos arrestos o detenciones ilegales.

    Los expertos en el derecho al olvido acuñaron la expresión habeas data como una manera de referirse a que los individuos tienen derecho a controlar su información personal y a evitar la intromisión en la vida privada de personas ajenas. El derecho al olvido, bajo la premisa del habeas data, nos ofrece a todos la oportunidad de controlar los datos personales que se hayan publicado sobre nosotros en la Red.

    Derecho de cancelación versus al olvido

    Ambos mecanismos tienen semejanzas importantes, por lo que es fácil confundirlos. Merece la pena destacar sus diferencias para que tengas claro a cuál de ellos debes recurrir en caso de necesidad.

    El derecho de cancelación forma parte de la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos); te permite solicitar al responsable del tratamiento de tus datos personales la cancelación de estos. Hay que aclarar que esto no significa en ningún momento su borrado permanente, sino solamente su bloqueo. De hecho, la propia ley no determina qué plazo de tiempo deben conservarse los datos y remite a la normativa sectorial aplicable en cada caso.

    El derecho de cancelación y no borrado permite que puedan depurarse responsabilidades legales si es necesario e, incluso, que los datos se puedan facilitar a las administraciones si los solicitasen.

    En cambio, el derecho a que olviden tus datos implica la supresión total de las informaciones personales colgadas en Internet, con el objetivo de evitar que quede algún rastro que pueda identificarlas.

    Consulte a un Abogado Experto en Derecho al Olvido

      , quiero recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

      Información básica sobre protección de datos:
      Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L.. Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.

      derecho al olvido google

      Cómo funciona el derecho al olvido en Internet

      Para beneficiarte de las ventajas que te ofrece el derecho a que se olviden de todos tus datos con garantías, debes conocer todo el funcionamiento de este recurso.

      Para empezar, hay que señalar que puedes ejercer este derecho ante la Agencia Española de Protección de Datos, los diferentes buscadores de Internet y el responsable del tratamiento de tus datos personales.

      El RGPD exige que se proporcione a los usuarios la información necesaria para saber cuándo, con quién y en qué manera puede ejercitarse este derecho. Hay que poner a disposición de las personas un correo electrónico para que puedan hacer llegar todas las solicitudes. El responsable del tratamiento de los datos personales y de su publicación será el que informe a todos los involucrados de la posibilidad de suprimir todos sus datos, sus copias y enlaces a ellos.

      Merece la pena destacar que estas solicitudes deben ser atendidas en un mes como máximo después de su recepción. Si fueran excesivamente complicadas de solucionar, podrá ampliarse el plazo a 60 días más, siempre que se informe de las circunstancias al interesado.

      Asimismo, hay que recalcar la obligación de informar al usuario en los siguientes casos:

      • Se ha de comunicar que se ha llevado a cabo la eliminación de los datos.
      • Se debe informar de la imposibilidad del borrado y sus motivos.
      • Se ha de informar acerca de la presentación de posibles reclamaciones ante la AEPD.

      Si el responsable del tratamiento de los datos no realiza las comunicaciones oportunas o no responde a las solicitudes, puede enfrentarse a una infracción de carácter grave con multa de hasta 20 millones de euros. En el caso de que el infractor sea una empresa, la sanción podrá ascender a un máximo del 4 % de su volumen de negocio global anual. Además, también hay que tener en cuenta que la AEPD puede ordenar el cumplimiento de los derechos solicitados.

      Derecho al olvido en internet

      Derecho al olvido, GOOGLE

      Los límites del derecho al olvido

      Este derecho presenta límites en su aplicación cuando los datos personales que se pretenden suprimir afectan a las siguientes situaciones:

      • La garantía de la libertad de expresión e información.
      • El cumplimiento de diversas obligaciones legales.
      • La utilidad de los datos para cuestiones de interés público.
      • El uso de estas informaciones para investigaciones de cualquier tipo.

      En estos casos, la funcionalidad que deben cumplir los datos pasa por delante del derecho de las personas a quienes pertenecen a anular su rastro en la Red.

      ¡Pincha aquí para llamarnos ahora al 96 373 55 55, es gratis!

      El derecho a que olviden nuestros datos y el RGPD

      El Reglamento General de Protección de Datos establece un amplio abanico de normas y directrices que deben seguir las empresas a la hora de recopilar y tratar de la manera más adecuada los datos personales que les aportan los usuarios con quienes trabajan. Entre ella, destaca el derecho al olvido.

      Merece la pena que prestes una especial atención al artículo 17 del reglamento, que recoge las circunstancias en que cualquier persona puede solicitar la supresión de sus datos personales, y en las que el proveedor del servicio tiene la obligación de llevar a cabo el borrado:

      • Cuando la información aportada ya no tiene ninguna utilidad para cumplir con el fin con que se recogió.
      • Cuando la persona interesada se opone al tratamiento de sus datos o retira el consentimiento dado previamente.
      • Cuando la obtención de los datos ha sido por fines no lícitos.
      • Cuando existe una obligación legal establecida por derecho que establece su supresión.
      • Cuando los datos recogidos hacen referencia a niños de menos de 16 años, y sin la autorización previa de sus padres o tutores.

      En todos estos casos, el proveedor del servicio se ve obligado a eliminar los datos por ley.

      Normativa del derecho al olvido

      Ante cualquier duda relacionada con la aplicación del derecho a que olviden tus datos personales publicados en Internet, conocer toda la normativa existente a este respecto te ayudará a saber mejor cómo actuar para tener todas las garantías legales establecidas a tu favor.

      Ya hemos mencionado el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que es el organismo que nos protege a nivel europeo, pero también debemos tener en cuenta todas las leyes y normativas existentes en el ámbito español:

      • El Real Decreto-Ley 5/2018, de 27 de julio, de medidas urgentes para la adaptación del derecho español a la normativa de la Unión Europea en materia de protección de datos.
      • Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre de desarrollo de la LOPD.
      • Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD).

      Todas estas normativas tienen una influencia directa en la aplicación del derecho que olviden nuestros datos en las redes.

      El derecho al olvido en el BOE

      Uno de los lugares donde es más probable que aparezca información dañina para la imagen y el honor de una persona es el BOE. Aquí puede publicarse tu nombre si te han aplicado condenas o embargos en algún momento de tu vida. El principal problema es que está información queda digitalizada. Por lo tanto, si alguien pone tu nombre en Google y hace una búsqueda, estos hechos pueden aparecer.

      ¿Puede aplicarse en esta situación el derecho al olvido del que estamos hablando? La respuesta es no. Los datos que aparecen en esta publicación se consideran de interés público, por lo que no puede eliminarse su rastro en la Red. En cambio, sí pueden desindexarse de los buscadores de Internet para que no aparezcan en los resultados de búsqueda.

      Otro aspecto a tener en cuenta es que los diarios oficiales del BOE que se hayan publicado antes del 1 de enero del 2009 solamente se consideran auténticos en su versión impresa en papel. Por lo tanto, la información que aparezca de manera digital no se considera oficial. En este caso, sí es posible su completa eliminación.

      Finalmente, hay que destacar que en última estancia es la Agencia Española de Protección de Datos la que puede solicitar a los boletines oficiales que ciertas informaciones no se indexen atendiendo a aspectos como la finalidad de dichas informaciones o si su protagonista es un personaje de relevancia pública.

      Google y el derecho al olvido

      El gigante Google y el derecho al olvido tienen una estrecha relación, que debe analizarse en profundidad para entender la compleja que puede resultar la aplicación del derecho.

      Los buscadores de Internet facilitan que cualquier persona pueda acceder a todo tipo de información personal con solamente hacer un clic. No podemos olvidar que Google es el rey de los buscadores y, por lo tanto, el que más volumen de búsquedas procesa al cabo del día. La inmediatez a la hora de conseguir los datos y el acceso a todo tipo de páginas facilitan la aparición de algunas informaciones que pueden atentar contra tu derecho al honor y a la intimidad e, incluso, afectar a tu imagen personal o laboral.

      Hasta hace pocos años, no había ningún peligro de que tus vecinos o familiares conocieran tu inclusión en una lista de impagos de impuestos u otro tipo de problemas legales. Ahora, Google hace que todo el mundo pueda acceder a estos datos y, por lo tanto, te enfrenta a las consecuencias de su conocimiento. De hecho, la exploración continua de los robots del buscador hace que los datos acaben en listas de resultados donde se incluyen todo tipo de referencias.

      ¿Qué implica el derecho al olvido en tu vida diaria? La verdad es que su aplicación es mucho más amplia de lo que a priori pueda parecerte. Si cometiste un delito hace tiempo y ya han prescrito tus antecedentes penales, tienes derecho a empezar de nuevo sin que tu nombre aparezca vinculado a este suceso de por vida. Por lo tanto, la aplicación de este derecho representa una oportunidad para que puedas empezar de cero. Lo mismo sucede en el caso de que seas deudor de impuestos u otras cantidades de dinero, algo que, para mantener tu buena imagen, no tiene por qué ser conocido públicamente.

      Igualmente, hay que tener en cuenta que, en los últimos años, las redes sociales se han convertido en un reflejo del día a día de la mayoría de nosotros. Esto no tiene que ser un problema para nadie, pero hay que recordar que los responsables de recursos humanos buscan cada vez más a menudo en Google la existencia de posibles fotos para obtener información sobre ti si has solicitado un empleo en su empresa.

      En los casos citados, la existencia de la información en Internet puede afectar de manera directa a tu derecho al honor y traer consecuencias muy negativas a tu vida.

      Derecho de información versus derecho a la protección de datos personales

      El derecho a la información es fundamental en nuestra sociedad, pero este, en muchas ocasiones, puede colisionar con la protección de datos personales, que es la esencia del derecho al olvido. En estos casos, se tiene en cuenta la doctrina del Tribunal Constitucional, que establece que la publicación de la información tiene que tener carácter de noticia y relevancia pública para que pase por encima del derecho al borrado de datos.

      Una situación muy parecida se da entre la libertad de expresión de las personas que publican informaciones o imágenes en Internet, y el derecho a que los protagonistas afectados por ellas puedan solicitar su derecho al honor y a la intimidad.

      En todos estos supuestos, lo más habitual es que se analice cada caso de manera individual y que un tribunal establezca cuál de los derechos o libertades tiene preponderancia sobre los demás. Para ello, siempre se tendrán en cuenta las características establecidas para definir el derecho al olvido.

      El derecho al olvido y Google

      El 13 de mayo de 2014, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictó una sentencia clave para el establecimiento de este derecho y el respeto a la información personal de los usuarios que aparece en el buscador.

      El TJUE falló que el principal buscador de Internet tenía la obligación de retirar los resultados de búsquedas solicitados por un ciudadano si estos enlazaban a webs con datos personales del afectado, incluso si sus responsables no eliminan la información o esta es completamente lícita. De esta manera, se hacía prevalecer la protección de los datos por encima de los intereses de funcionamiento del motor de búsqueda, siempre respetando que la información fuera de interés público y, por lo tanto, debiera publicarse.

      A raíz de esta sentencia, los responsables del buscador pusieron en marcha un proceso para que cualquier persona pueda solicitar el borrado de sus datos. Para ello, es necesario cumplimentar un formulario web explicando toda la situación. Posteriormente, Google hará una evaluación de la petición y decidirá qué acciones tomar. Además, siempre tienes la posibilidad de recurrir a los tribunales de cada país para que se hagan valer los derechos establecidos.

      En el mismo sentido, se han dictado sentencias posteriores que refuerzan más el derecho de los usuarios a que desaparezca su información personal de Internet. Un buen ejemplo de ello es la resolución de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo español, que en el año 2020 reconoció el derecho a la supresión de los contenidos que pudieran localizarse a través de los dos apellidos del solicitante en un motor de búsqueda, siempre que se cumplan los requisitos establecidos por la normativa que define el derecho al olvido. Todo ello, a pesar de que la información estuviera publicada de manera legítima.

      Además del citado derecho a que se olviden los datos, en este caso también se fijó como doctrina el ejercicio establecido del derecho de oposición, rectificación o cancelación del tratamiento de datos. Llama especialmente la atención que se reconozcan estos derechos cuando la búsqueda se lleve a cabo únicamente a partir de los dos apellidos, en lugar del nombre completo, ya que son elementos igualmente identificativos.

      En esencia, la sentencia señala que el derecho a que olviden nuestros datos se reconoce como fundamental dentro de las garantías establecidas para el marco de las libertades informáticas. En consecuencia, los datos de carácter personal a tratar no pueden interpretarse de forma restrictiva, ya se trate del nombre completo o de los dos apellidos. De hecho, se considera que esto iría en contra de la normativa de protección de datos personales vigente en cada país. Asimismo, se recalca que es prioritario el derecho a la intimidad y al honor cuando cualquier persona puede acceder a aspectos de la privada del afectado con tan solo hacer un clic en el buscador.

      De todos modos, hay que señalar que en la actualidad todavía hay abiertos muchos casos relacionados con el derecho a que se olviden los datos de personas afectadas por informaciones publicadas. Los tribunales nacionales o internacionales deberán resolver estos supuestos. Tanto Google como el resto de los buscadores se amparan en su propio criterio para resolver las situaciones creadas por demandas concretas, lo que no siempre encaja con los preceptos legales establecidos.

      Ahora que ya sabes qué es el derecho al olvido y cómo puede ayudarte a gestionar la información que existe sobre ti Internet, no dudes en hacerlo valer para tu beneficio y el de tus seres queridos. ¿Necesitas que tus datos desaparezcan de los resultados de búsqueda de Google? Podemos ayudarte si contactas con nosotros.