Conflicto entre herederos: todo lo que tienes que saber2018-09-18T11:04:50+00:00

Conflicto entre herederos: todo lo que tienes que saber

Abogados Especialistas en Herencias. Consulta GRATUITA

 

Cuando una persona fallece, uno de los trámites siguientes es la lectura del testamento y es en este preciso momento cuando puede darse un conflicto entre herederos. Por desgracia, esto es más común de lo que parece y al sentimiento de pérdida que ya sienten todos los beneficiarios del legado, se le suman las riñas y el enfrentamiento con el resto de los herederos.

No obstante, en todos los conflictos por herencias hay que conocer una serie de cuestiones de las que vamos a hablarte a continuación. Así pues, si estás en una situación similar o bien algún allegado lo está, no te quedará lugar a dudas acerca de qué hacer o de cómo proceder.

¿Qué ocurre cuando no hay testamento?

conflicto entre herederos, abogados herencias valenciaEl primer conflicto que puede darse entre los herederos es que no exista el testamento de la persona que ha fallecido. Lo más normal es que todos tengan un testamento donde se estipule de manera más o menos concreta cómo se han de repartir las pertenencias entre los legatarios. No obstante, esto no siempre ocurre así, por lo que conviene aclarar qué sucede cuando no hay testamento.

reclamar acciones banco popular
FORMULARIO CONSULTA GRATUITA

REUNIFICACIÓN DE DEUDAS

, quiero recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L.. Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.

Declaración de herederos abintestato

Las personas que se consideren con derecho a heredar, al no haber un testamento, podrán pedir la declaración de herederos. Para ello, deberán ser sus descendientes, ascendientes, cónyuge o persona con la que el fallecido tuviese una relación sentimental y los parientes colaterales.

Aunque anteriormente esto debía hacerse en los juzgados, hoy en día basta con dirigirse a un notario que tendrá todas las competencias para redactar este documento y hacerlo de manera oficial. No obstante, para ello todos los que tengan derecho a heredar deberán presentar pruebas de sus vínculos familiares como, por ejemplo, el libro de familia.

De cualquier forma, una vez que acudas al notario, este te informará de toda la documentación que debes presentar para confeccionar la declaración de herederos.

Por otro lado, conviene mencionar que la declaración de herederos se rige según lo estipulado en la ley, que es lo siguiente:

Si la persona fallecida tenía hijos, su herencia se repartirá a partes iguales entre todos ellos. Si alguno de estos hijos hubiera fallecido antes que su progenitor, su parte de la herencia les pertenecería a los hijos de este, que serían nietos del fallecido.

Siempre hay que tener en cuenta que, mientras su pareja esté viva, le pertenecerá el usufructo del 50 % de la herencia.

Por otro lado, si el fallecido no tuviese hijos, a la persona que estuviese casada con él le pertenecería el 50 % de la herencia. El resto sería para sus padres si vivieran y, si no, sería para otros ascendientes lejanos.

Si no tuviese ascendientes, toda la herencia quedaría para el viudo o viuda. Y si no tuviera ni ascendientes ni pareja al momento de su muerte, esta herencia pertenecería a los hermanos del fallecido y a los hijos de estos. No obstante, este aspecto lo veremos más detenidamente en epígrafes posteriores.

Por último, cabe destacar que, cuando una persona muere sin tener ningún tipo de pariente, sería el Estado quien recibiría la herencia.

Consulte a un Abogado Experto en Derecho Bancario

, quiero recibir notificaciones sobre mis consultas, propuestas, servicios, información relevante

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L.. Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.

Los conflictos por herencias, ¿cuáles pueden ser?

Lo más común a la hora de hablar de problemas en las herencias es la disputa entre los hermanos que son los hijos del fallecido. Normalmente, son ellos quienes manifiestan su desacuerdo y esto puede deberse a diferentes razones.

El testamento se ha realizado bajo coacciones, engaños, incapacidad o amenazas

El primero de estos factores puede ser que alguno de los herederos crea que la persona fallecida realizó su testamento bajo coacciones, engaños o amenazas. Cabe destacar que, cuando la rencilla se provoca entre hermanos, esta no suele ser la causa más común. No obstante, también hay casos.

Un caso bastante claro sucede cuando uno o varios de los hermanos son los que más se han ocupado del progenitor fallecido. Este puede dejarles la herencia como agradecimiento o ser condicionado por ellos, de manera deshonesta, para que les deje una mayor parte en perjuicio del resto. Esto puede ocurrir porque el fallecido así lo quiera o porque quienes le han cuidado se aprovechen y le conminen a hacerlo.

En cualquier caso, lo más normal es que estos casos acaben en juicio por la oposición del resto de hijos. Incluso será posible impugnar el testamento y que, por tanto, se proceda como si este nunca hubiese sido redactado. Rigiéndose así el reparto según la sentencia en el juicio.

impugnar testamento, abogados herencias valencia

Realización del reparto incorrecta

Otra posible variable es que el reparto de los bienes se haya hecho de manera desigual. Esto no es lo más común, pero en prácticamente todos los casos en los que ocurre suele derivar en conflictos entre los herederos.

Normalmente, quienes han sido menos beneficiados por el legado se muestran disconformes y paralizan este trámite hasta que todo se aclare.

Otra posibilidad es que la propia desigualdad del reparto no respete la cantidad legítima que le pertenece a cada hijo. En este caso también será posible impugnar el testamento. Algo que derivará en que el caso llegue a juicio y sea un magistrado quien decida cómo ha de repartirse la herencia entre los legatarios.

Conflictos con la Herencia Familiar.

HEREDEROS, Conflicto

Aparición de nuevos herederos legítimos

En esta situación tienen cabida dos variables. La primera de ellas es que el fallecido mencione a algún heredero desconocido para el resto. Es decir, que le deje parte de su herencia a un hijo bastardo.

O bien que este hijo, que sabe quién es su progenitor, trate de reclamar la parte de la herencia que le corresponde. Este caso no es muy habitual, pero también puede darse.

No obstante, en cualquiera de las situaciones el ‘nuevo heredero’, por llamar de alguna forma a esta figura, deberá acreditar que lo es; ya sea mediante pruebas médicas o con otro tipo de pruebas que denoten que, efectivamente, el fallecido pertenecía a su familia.

Cuando no exista testamento

Aunque hoy en día, prácticamente, todo el mundo tiene un testamento, aún hay personas que no lo hacen, bien por dejadez o bien porque no quieren pensar en el día de su fallecimiento.

En cualquier caso, esto puede crear conflictos importantes entre los legatarios, ya que no quedaría claro el reparto de la herencia.

Cuando se produce una comunidad de legatarios

Este caso sí suele ser bastante común. Sucede cuando un progenitor deja una propiedad a todos sus hijos, lo cual supondría que cada uno tendría una fracción de propiedad de ella.

Es muy normal que haya algunos hijos que quieran vender la propiedad y otros que quieran conservarla. Pero claro, no se podrá hacer nada con ella si todos no están de acuerdo y firman para que se lleve a cabo la acción adecuada.

Normalmente, esto ocurre con bienes inmuebles, pero también suele ocurrir con empresas, coches y cualquier otro tipo de propiedad.

¿Como evitar conflictos en una herencia?

Si hay algo que debes tener claro sobre como evitar conflictos en una herencia es que las disputas entre familiares forman parte de la historia de las herencias. No hay una fórmula que pueda evitar estas rencillas, pero sí existen algunos mecanismos y medidas que ayudan a solucionarlas de la mejor manera posible.

Así pues, vamos a hablarte de dos de los métodos más comunes que suelen emplearse.

La mediación

Esta es una de las vías más utilizadas cuando hay problemas de herencia entre hermanos. Ante todo, debes valorar que el mediador es una persona experta en este tipo de conflictos y que sabe perfectamente cómo debe proceder.

Él o ella sabrá ejecutar todas las técnicas habidas y por haber para evitar llegar a un juicio. Normalmente, esta persona habla individualmente con cada una de las partes para explicarle las ventajas de llegar a un consenso entre todos los hermanos. De esta manera, cada uno podrá consultarlo con su núcleo familiar, reflexionar y tomar una decisión.

Tras esto, se procede a convocar a todos los legatarios para que entre ellos lleguen a un acuerdo. Esta figura profesional, previamente, ha hecho un estudio de los intereses y necesidades de cada partepara, con posterioridad, exponerlas al resto de los beneficiarios.

De esta forma, se podrán averiguar los problemas emocionales y laborales, además de evaluar la situación económica de cada heredero de manera individual.

Ciertamente, en muchas ocasiones esta mediación ya viene impuesta en el propio testamento mediante ciertas cláusulas. Aunque también es posible acudir a ella de forma individual por parte de uno o varios de los herederos en conflicto.

Ante todo, este mediador será una figura de paz que tratará de resolver el problema de la manera más beneficiosa para todos. Siendo pues, su acción, algo vital para que las relaciones familiares se mantengan en buen estado o incluso mejoren.

Por último, cabe destacar que este método tiene un 70 % de éxito, por lo que es conveniente que la valores si te encuentras ante una situación de estas características. Además, siempre será la opción más barata, rápida y satisfactoria tanto para ti como para el resto de los beneficiarios.

El consultor familiar

La segunda manera de solucionar estas rencillas sin llegar a juicio es acudiendo a un consultor familiar. Lo más común es que se acuda a este profesional cuando la parte que se opone a lo recogido en el testamento es minoritaria.

En este caso, quienes no están conformes con el reparto del legado se sientan a hablar con este profesional que, previamente, ha estudiado el caso en el plano económico, pero también relacional y emocional. Entonces, trata de explicarles el porqué de la voluntad de la persona fallecida y, obviamente, les expone las desventajas de acudir a juicio.

Este método también suele ser muy efectivo, aunque lo más complejo siempre es conseguir que la parte en desacuerdo acuda a ver a esta figura del consultor.

El juicio

La tercera forma de resolver los problemas de herencia es acudir a juicio. Esta vía, aunque en un principio pueda parecer la más justa, dista mucho de ser la más beneficiosa.

En primer lugar, porque puede alargarse enormemente en el tiempo y mientras el proceso esté abierto ningún beneficiario podrá hacer uso de su herencia. Pero, además, el procedimiento puede abrir viejas heridas familiares e incluso crear otras nuevas que acaben por fracturar enormemente la cohesión familiar.

Además, las sentencias impuestas por los jueces no tienen en cuenta nada más allá de la ley. Por tanto, cada heredero recibirá la parte que le corresponda y, después de ello, podrá verse solo, al haber creado un gran conflicto entre los diferentes hermanos y herederos.

¿Qué ocurre cuando hay un reparto de la herencia sin acuerdo?

El reparto de la herencia sin acuerdo siempre es un problema. Si las medidas de mediación y asesoramiento no llegan a buen puerto y, de igual forma, todos los herederos mantienen su desacuerdo, no queda más remedio que acudir a juicio.

Cuando los herederos no son capaces de llegar a un consenso suelen surgir muchas dudas. ¿Qué puede ocurrir con el legado? ¿Se lo quedará el Estado? ¿Se pierde para siempre?

Ciertamente, no todo el mundo sabe gestionar casos en los que haya disputas entre los legatarios. Y mucho menos conoce su resolución. Pero lo que sí has de tener muy presente es que, aunque no exista un acuerdo, los beneficiarios nunca pierden el derecho a que se les adjudique su herencia.

Por lo tanto, la última vía posible es la de llegar a los tribunales. Aunque ya hemos hablado de esto en el apartado anterior, a continuación, vamos a profundizar algo más en lo que supone.

Una vez que el procedimiento judicial comience, solo se tendrá en cuenta lo que dicte la ley. Más concretamente el artículo 1056 del Código Civil. Así pues, siguiendo lo que este estipula se nombrará un perito tasador que valore cada uno de los bienes que se relacionan en el testamento, así como a un contador partidor que será quien se encargue de dividir dichos bienes entre todos los legatarios.

Por último, debemos destacar que lo ideal es que el propio testador nombre a un contador partidor que conozca a la familia y sus relaciones. Esto puede influir en que el reparto se haga más equitativamente, dependiendo de la situación de cada legatario en caso de desacuerdo. No obstante, si esto no se hace, el reparto se hará siguiendo lo estipulado en la ley que, por norma general, suele ser el reparto a partes iguales.

Modificación del artículo 1005 del Código Civil

Es importante mencionar también que la modificación del artículo 1005 del Código Civil ha ayudado enormemente a acabar con la inmovilización de las herencias. En algunas ocasiones, uno de los hermanos llevaba a cabo alguna acción que impedía que el resto pudieran cobrar su parte del legado.

Ante este problema, el legislador español ha actuado para adaptar la ley y dar mecanismos para que el proceso pueda proseguir. Así pues, la aplicación de este artículo puede verse claramente en dos situaciones.

Cuando un legatario ni acepta ni repudia la herencia

Si existe testamento, el propio testador será el que denomine a sus herederos, mientras que, si no se ha redactado este documento, se denominará a los beneficiarios siguiendo el orden legar basado en el parentesco.

En un primer momento no debería existir ningún problema. Sin embargo, por rencores familiares puede que alguno de los llamados a la herencia ejerza una actitud pasiva y no acuda a la notaría para indicar cuál es su voluntad sobre el legado. Esto impediría que el resto de los herederos continúen con el reparto y reciban los bienes que les pertenezcan.

Por ello, para evitar estas situaciones, la Ley de la Jurisdicción Voluntaria, con la modificación del artículo mencionado anteriormente, estipula que cualquier otro heredero podrá acudir al notario para que este le inste a manifestar su voluntad ante la herencia en un plazo de treinta días naturales. Por lo tanto, el legatario pasivo deberá ir a indicar si la acepta pura o simplemente, a beneficio del inventario o si, por el contrario, la repudia.

Además, en el escrito de notificación el notario tendrá que indicarle que, si no se hace ningún tipo de manifestación, se entenderá que el interesado la acepta pura y simplemente.

Con la herencia aceptada, un heredero obstaculiza el reparto

Esta es otra de las situaciones que dejarían en jaque al resto de legatarios que quisieran proceder al reparto de la herencia. De igual forma, en estos casos se aplicaría el mismo artículo.

Normalmente, esto se da cuando en un testamento los bienes atribuidos no son concretos. Por tanto, serán los beneficiarios quienes tengan que ponerse de acuerdo en quién se queda con qué. Pues bien, si algún o algunos legatarios se niegan a proceder a este reparto, no pasará absolutamente nada.

Mientras que la parte que sí quiera llevarlo a cabo sume más del 50 % del total de la valoración del legado, no tendrá que esperar a que la parte pasiva se manifieste. Estos podrán acudir al notario para acabar con el bloqueo y pedirle que nombre un contador partidor. Este dividirá todo lo que se incluya en la herencia y, posteriormente, este reparto deberá ser aceptado por todos los herederos.

En caso de que la parte pasiva continúe con dicha actitud, podrá ser el propio notario quien notifique a estos que han de personarse para firmar y que, de lo contrario, se entenderá que el reparto se acepta y se ejecutará una vez el notario firme el documento.

A todas luces, esta era una modificación de ley muy necesaria, ya que en ocasiones los herederos bloquean la situación hasta llegar al punto en que ninguno de ellos cobra la herencia en vida, sino que son sus hijos quienes acaban con este conflicto familiar. Algo que, sin lugar a dudas, supone un total y completo despropósito.

Problemas de herencias de hermanos sin testamento

Otro de los casos que hay que mencionar, ya que también existe muchísima desinformación, son las herencias que proceden de hermanos. Este caso es más común de lo que parece y el desconocimiento sigue siendo muy amplio.

Lo más normal es que te plantees qué pasará cuando fallezca un progenitor, no cuando fallezca un hermano. Cabe destacar que, si la persona fallecida tiene hijos y pareja, el procedimiento que se seguirá será el indicado en el primer apartado de este texto.

No obstante, si no existe descendencia más directa que los hermanos, serán ellos quienes reciban la parte proporcional de la herencia. Algo que no sucede si existe testamento; caso en el cual, se seguirá lo que recoja dicho documento, ya que los hermanos no se consideran herederos forzosos.

Por tanto, si el fallecido nombra a otras personas como recibidores del legado, los hermanos no tendrán derecho alguno a reclamar nada. No obstante, vamos a centrarnos en aquellos casos en los que no exista testamento, ya que estos serán los que susciten más dudas.

¿Cómo se hereda?

El primer paso que deberán llevar a cabo los hermanos y sobrinos es acudir a un notario para que este eleve un acta notarial y se recojan las personas a las que les pertenece la herencia. Y, tras esto, el reparto de la herencia se basará en el artículo 947 del Código Civil.

Lo primero que debes saber es que existe una diferenciación entre hermanos de doble vínculo y medios hermanos.

Si solo existiesen hermanos de doble vínculo, todos ellos heredarían a partes iguales. Este sería el caso más sencillo, ya que no concurrirían diferentes líneas de sangre.

No obstante, también puede darse que concurran hermanos y sobrinos. En este caso, la herencia se dividiría entre el número de hermanos y la parte proporcional de aquellos hermanos que hayan fallecido les pertenecería a sus hijos, también a partes iguales.

Otra posibilidad es que la persona fallecida fuera el último de sus hermanos y, por tanto, solo quedasen sobrinos. En este caso, la herencia se repartiría a partes iguales entre todos los sobrinos.

Otro caso sería que los herederos fueran tanto hermanos de doble vínculo como medios hermanos. En este caso, los hermanos de doble vínculo siempre tendrían que recibir el doble que los medios hermanos según la ley.

Y, por último, si no existiesen nada más que medios hermanos todos recibirían una parte igual del legado sin distinción alguna.

Ciertamente, puede que se den conflictos por cuestiones emocionales, ya que siempre hay hermanos que están más unidos que otros. No obstante, si el fallecido no lo estipula así en su testamento porque no lo redactase, la forma de otorgar de la ley será la que prime frente a todas las demás.

La importancia de redactar un testamento

Como abogados de herencias expertos en este tema, lo que nosotros recomendamos es que siempre realices un testamento en el que plasmes tus últimas voluntades acerca de cómo se han de repartir tus bienes. Aunque lo ideal es que se haga a partes iguales entre los beneficiarios, en ti mismo estará favorecer a uno u otro por las cuestiones que tú consideres.

Aunque el hecho de favorecer a un legatario puede ser motivo de enfrentamiento entre el resto de ellos, lo más importante siempre es que lo dejes todo por escrito. A fin de cuentas, estas serán tus últimas voluntades y lo ideal es que se haga lo que tú creas más conveniente.

En muchas ocasiones nos encontramos con disputas entre hermanos porque no se ha realizado un testamento que aclare las cantidades que se han de repartir, y la ley estipula que todos han de recibir lo mismo. Esto puede ser considerado una injusticia por algunos que crean que tienen derecho a recibir más por su implicación en los cuidados de sus progenitores.

De hecho, puede que incluso tú mismo estés de acuerdo con este pensamiento, no obstante, si no lo dejas registrado, al final se hará lo que se estipule en el Código Civil. Y este dice que los hijos del fallecido han de recibir la herencia a partes iguales.

Ante todo, siempre debes tener presente que lo que ocurra tras tu muerte sea tu voluntad. Por ello, también es importante evitar sorpresas a los herederos. Hablar del tema y comentar qué se le va a dejar a cada hermano puede dar pie a una negociación contigo en vida que podría ser lo más adecuado para que cuando tú faltes no se generen problemas.

Así pues, desde nuestra propia experiencia y por las historias tan desoladoras que observamos, te recomendamos que escribas y registres tus últimas voluntades. Esto hará mucho bien por tu familia y ayudará a que se mantengan unidos entre sí.

El componente emocional

Es algo cada vez más común que se den disputas a la hora de cobrar las herencias. Normalmente, vienen motivadas por otros problemas surgidos durante la infancia y adolescencia de los hermanos. Siempre habrá aquellos que eran más rebeldes, los que han sido más descastados y los que se han implicado más.

Desde fuera, como lo vemos nosotros, es fácil entender qué ocurre y por qué se producen estos problemas. No obstante, cuando se está dentro del problema no es tan sencillo verlo. Por ello, cuando se produce la lectura de un testamento, lo mejor que se puede hacer es tratar de entender por qué tus progenitores han hecho el reparto de tal forma.

Quizás ellos han tratado de beneficiar al hermano más vulnerable, o lo han hecho a partes iguales para no favorecer a ninguno de los hijos, aunque algunos se hayan portado con ellos mejor que otros. Siempre hay que tener presente que nuestros familiares lo último que querrían sería una disputa.

Pero claro, a veces los intereses pueden estar por encima de esto y es totalmente legítimo que cuestiones tu herencia y pelees por lo que crees que te mereces. Lo ideal es que, dentro de cualquier tipo de conflicto, se luche por el entendimiento y se esté abierto a la negociación.

Hay que ser honestos con uno mismo y aceptar qué parte le pertenece a cada quien, independientemente de que salgas perjudicado o beneficiado.

Abogados especialistas en herencias: los profesionales a los que debes acudir

A lo largo de todo el texto hemos ido hablando de notarios, mediadores, consultores familiares… y hasta ahora no hemos mencionado a los abogados especialistas en herencias ni a los abogados de herencias en ValenciaNo obstante, nuestro papel puede ser fundamental en estos casos ya que en muchas ocasiones somos nosotros mismos quienes actuamos como mediadores.

De hecho, si te paras a pensar ¿quién mejor para mediar que quien conoce al pie de la letra las consecuencias que puede tener un juicio por herencia? Además, en muchas ocasiones se dan casos en los que algunos herederos piden algo desmesurado a cualquier coste.

Por ello, es conveniente hablar con ellos para decirles lo que puede pasar si deciden ir a juicio. Ya que en la mayoría de los casos conseguirán mucho menos de lo que piden y habrán tenido que gastar dinero durante todo el procedimiento judicial.

Por este motivo es tan importante que recurras al asesoramiento de abogados expertos en herenciasAunque cualquier jurista puede tener nociones acerca de las leyes que rigen este tipo de problemas y conflictos, aquellos que nos hemos especializado en esta sección del derecho tenemos muchas más referencias. Por tanto, podremos darte una visión más concreta de tu caso.

De esta forma, si eres tú mismo quien está descontento con el resultado del reparto de la herencia podremos estudiar el caso para saber si verdaderamente te beneficia el hecho de ir a juicio. Y en caso de que no sea así, trataremos de mediar para llegar a un acuerdo que te beneficie.

De igual manera, si eres quien sí está a favor del reparto que se recoge en el testamento, pero alguno de los demás herederos no, podremos asesorarte acerca de qué puedes hacer. Pero, además, también podremos explicarte los pasos que seguirá el legatario descontento para que sepas todo lo que va a suceder.

En cualquier caso, siempre es importante contar con una buena defensa. Sobre todo, ante un conflicto entre herederos, ya que existen muchas posibilidades para evitar el juicio y esto sería lo ideal. Tanto para preservar los lazos familiares como para evitar costes derivados innecesarios.

Conflicto entre herederos: todo lo que tienes que saber
5 (100%) 1 voto