Abogados de subastas judiciales

Abogados subastas judiciales en Valencia

Las subastas judiciales Valencia se definen como un procedimiento que tiene como objetivo el cumplimiento de una sentencia de ejecución de títulos judiciales. Se trata, por lo tanto, de un acto procesal que permite la enajenación de los bienes embargados, cuya ejecución depende directamente de un auxiliar del juez.

¿Cuándo tienen lugar las subastas judiciales en Valencia?

El requisito que obliga a su puesta en marcha tiene lugar cuando una persona no paga, de manera voluntaria y consciente, a su acreedor. En este caso, se ordena la venta de su propiedad, para conseguir el dinero necesario para pagar a los acreedores. Esta modalidad de procedimiento queda sometida a la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Cualquier tipo de subasta de pisos en Valencia ha de conseguir la mayor difusión posible, con el propósito de lograr el mejor precio de venta de los bienes sometidos a licitación pública. Todos estos procedimientos son el resultado de la figura jurídica de la ejecución hipotecaria.

subastas judiciales valencia
subastas judiciales valencia

Cuéntanos tu caso

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Boletín informativo

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L..
Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.


Beneficios que aportan las subastas judiciales

Una vez descritas en líneas generales las subastas judiciales, conviene hacer un repaso a los beneficios que pueden conllevar para el sujeto participante. Entre los más destacables, se pueden citar los siguientes:

  • Suponen una oportunidad de oro para la adquisición de propiedades a precios bastante más económicos que los habituales del mercado.
  • Este procedimiento es una ventajosa alternativa cuando se está inmerso en un proceso de ejecución hipotecaria.
  • Si se consigue la participación simultánea de un gran número de personas en la subasta, hay mayores posibilidades de incrementar el precio de venta.
  • Las subastas judiciales representan un ahorro, en el caso de que se pretenda adquirir una vivienda.
  • El bien que se consigue en la subasta se entrega a la persona ganadora, con presunción de propiedad a todos los efectos, quedando al margen del ámbito de cualquier medida judicial.

¿Quién puede pujar en las subastas judiciales?

Un usuario solo tiene la oportunidad de participar si respeta los criterios generales de licitud y posibilidad, no pudiendo, por ejemplo, participar a título personal y estar representado por un tercero a la vez. Otras reglas que conviene conocer son:

  • Solo pueden pujar en las subastas judiciales los usuarios debidamente registrados que hayan constituido el depósito establecido, en los casos que así se haya requerido.
  • A la hora de formular la primera puja, es obligatorio indicar si se va a actuar en nombre propio (la persona física que figura en el registro), en régimen de gananciales o en representación de una tercera persona. La respuesta que se dé no solo regirá para la primera puja, sino para las pujas sucesivas.
  • A los postores que actúen como acreedores, interesados o sus representantes porque así se les haya identificado, no se les podrá solicitar que revelen el nombre de la persona para la que van a realizar las pujas. Se entenderá que lo hacen en la función que se les haya asignado.
  • En las subastas judiciales de ejecución forzosa y en cualquier otra de apremio, los acreedores y las personas que los representen tendrán derecho a intervenir siempre y cuando haya habido alguna puja previa.
  • En las subastas voluntarias, el interesado podrá efectuar una puja cuando lo considere conveniente.

Consulte a un Abogado Experto en Subastas Judiciales del BOE

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Boletín informativo

Información básica sobre protección de datos:
Responsable: ALITER ABOGADOS, S.L..
Finalidad: responder a su solicitud de información o pregunta. Enviarle información comercial sobre nuestros productos si lo autoriza.
Legitimación: consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la Política de Privacidad.

Bienes que pueden ser subastados

En las subastas judiciales en Valencia, en principio, existe la posibilidad de subastar cualquier bien. Esto implica la admisión de las siguientes categorías:

  • Cualquier propiedad inmobiliaria, ya sea un garaje, una vivienda, un trastero, una oficina, un local comercial, un edificio, una nave, un hotel, una finca rústica o un solar. Por otro lado, conviene indicar que este tipo de procedimientos no solo admite la inclusión del bien como tal, sino de cualquier derecho que se tenga sobre la propiedad inmobiliaria, como puede ser el derecho de traspaso.
  • Cualquier clase de vehículo, ya sea una moto, un coche, un camión, un buque, un tractor, una lancha motora, etc.
  • Las antigüedades, joyas y obras de arte.
  • Cualquier modalidad de maquinaria industrial, herramienta y utensilio.
  • El mobiliario, las mercaderías y las materias primas.
  • Los derechos de propiedad industrial y los derechos de propiedad intelectual.


Tipos de subastas judiciales

En función de la normativa que resulta de aplicación y otros factores condicionantes. hay tres grandes tipos de subastas judiciales, a saber:

  • Subastas notariales, judiciales o extrajudiciales. Su principal rasgo definitorio es que se celebran en juzgados.
  • Subastas públicas o administrativas. En cambio, estas subastas judiciales se celebran dentro de los límites de la Administración, lo que conlleva la aplicación de determinadas normas ex profeso y de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Entre este tipo de subastas, se pueden citar las de la Agencia Tributaria o la Seguridad Social. También pueden producirse en los otros niveles administrativos con competencias, es decir, el municipal y el autonómico.
  • Subastas privadas. Son aquellas que llevan a cabo los particulares o las empresas privadas. Por tanto, no guardan relación con las modalidades judicial o administrativa. Estas subastas son regidas por las condiciones que hayan impuesto los propios intervinientes, siempre respetando las normas imperativas. En esta clase de procedimientos, se puede subastar prácticamente cualquier objeto que tenga un valor económico.

También pueden clasificarse atendiendo al bien sobre el que versa el procedimiento. En este sentido, habría un mayor número de modalidades. Ejemplos de ello podrían ser cualquier subasta de locales comerciales o una de fincas rústicas.

La subasta judicial electrónica

No obstante, si hay un tipo de subasta al que hay que hacer una especial referencia, ese es la subasta electrónica. Se trata de una modalidad de reciente puesta en circulación, que se implementó en el año 2015. Solo se puede participar en este tipo de subasta a través del Portal de Subastas del Boletín Oficial del Estado o BOE.

A los beneficios ya citados para la generalidad de subastas judiciales, conviene resaltar una atractiva cualidad específica de este modelo: es de acceso rápido y universal. Cualquier persona que tenga acceso a un corriente dispositivo electrónico y wifi puede participar en este tipo de subastas, desde cualquier ubicación geográfica. Una ventaja difícil de igualar que ha provocado que muchos organismos estén utilizando con frecuencia este sistema.

¿Qué ocurre cuando los usuarios se registran en el portal de subastas judiciales del BOE?

En estas subastas judiciales, los interesados pueden tener acceso cuando quieran, ya sea utilizando el certificado de tipo electrónico o la clave de acceso. Además de las consultas públicas, tendrán la oportunidad de efectuar otras tareas de búsqueda, con el objetivo de que accedan a:

  • Efectuar depósitos.
  • Acudir como oferentes a la subasta.
  • Tener acceso a información sobre las pujas a las que han acudido o asistido.
  • Afiliarse a productos que inviten a participar en cualquier subasta que pueda concordar con sus criterios.
  • Formalizar sus datos de contacto, manifestando su deseo de recibir los avisos de las subastas. Conviene señalar que los datos correspondientes al certificado de cierre de la subasta no pueden ser modificados.


Diligencias previas a las subastas judiciales

Siempre que se vaya a una subasta de piso en Valencia, ha de verificarse toda la información que pueda resultar de interés, incluyendo la que maneje el portal de subastas. También ha de acudirse al Registro Inmobiliario para solicitar copias, de tipo simple o certificado, de los diferentes documentos de propiedad, incluyendo las respectivas inscripciones marginales si procediese.

Otra idea interesante consiste en verificar que no existan gravámenes o cargas, para garantizar que el inmueble en cuestión no tiene ningún inconveniente que pueda incidir negativamente en la subasta. También puede conseguirse información adicional de los vecinos, especialmente en lo que se refiere al estado del inmueble y si alguien se encuentra habitándolo

Puede concluirse que estas diligencias previas a las subastas judiciales comportan llevar a cabo cualquier clase de análisis comparativo, a efectos de comprobar el valor del inmueble con el del mercado o, por otro lado, revisar que no exista ningún problema de garantía urbanística.

Procedimiento para participar en este tipo de subastas de pisos en Valencia

Tal y como indica el artículo 645.1 de la LEC, la convocatoria de la subasta ha de haberse anunciado en el BOE. De su ordenación debe encargarse el letrado de la Administración de Justicia ante el que se esté siguiendo el procedimiento de ejecución. En las subastas judiciales, cualquier ciudadano que tenga un interés legítimo tiene el derecho a intervenir, siempre y cuando figure como registrado en el Portal de Subastas Electrónicas.

La convocatoria también ha de publicarse, con fines meramente informativos, en el Portal web de la Administración de Justicia. Por lo demás, para intervenir en el procedimiento, es imprescindible poder acreditar la identificación personal a través de la presentación del Documento Nacional de Identidad o el Número de Identificación del Extranjero. Otra forma de participación se puede hallar con la utilización de la Cl@ve Permanente o la Cl@ve PIN.

El interesado en el procedimiento está obligado a acreditar su intervención mediante la consignación de un 5 % del valor de tasación de los bienes. Esta consignación ha de efectuarse de modo electrónico, a través de la pasarela de pagos de la Agencia Tributaria del referido portal.

Se podrán admitir posturas durante un plazo de veinte días naturales desde su apertura. No se considerará terminado el plazo de las subastas judiciales hasta que haya transcurrido una hora desde que se formulase la última postura.

El letrado de la Administración de Justicia tiene la facultad de suspender o cancelar la subasta. Si la suspensión fuese por un periodo mayor a quince días, han de devolverse las consignaciones. Para reanudar el procedimiento, se tendría que realizar una nueva convocatoria, como si se tratase de una subasta diferente.



Consideraciones adicionales sobre las subastas judiciales

El Portal de Subastas, en el momento en que haya llegado la fecha del cierre, remite al letrado de la Administración de Justicia toda la información disponible, con la correspondiente certificación.

Entre estos datos, ha de incluirse la postura telemática que hubiese salido como vencedora, prosiguiendo con los siguientes valores en un orden decreciente. Si las posturas fuesen iguales, tendrían que presentarse en orden cronológico de todas aquellas que hubiesen pretendido el bien ofrecido.

Una vez que el letrado haya recibido tal información, está obligado a dejar constancia de ello. Esta prueba ha de consignarla siguiendo un determinado protocolo formal, que incluye la indicación del nombre de los participantes y de las posturas que interpusieron.

En cuanto a los plazos, si la subasta hubiese versado sobre bienes muebles, la regla general es de diez días. En caso de bienes inmuebles, el plazo se amplía hasta los cuarenta días. Estos plazos han de entenderse baremados con el habitual formato de día hábil, lo que conlleva la exclusión de los festivos y los sábados.

Además, la normativa aplicable concede un determinado plazo para que el ganador proceda al pago de la cantidad que hubiese ofrecido por el bien en cuestión. En este sentido, ha de abonar la diferencia que haya entre la cifra que entregó por su participación y la puja más elevada de la subasta.



Adjudicación de las subastas judiciales

Una vez finalizado el periodo de subastas de pisos en Valencia, el procedimiento de adjudicación se lleva a cabo de acuerdo con los criterios que se hayan establecido en las bases de la convocatoria. El usuario puede recabar la información que considere oportuna de la entidad convocante.

Cuando la subasta se dé por concluida, han de comunicarse los datos del postor ganador a la Autoridad Gestora de la puja. El procedimiento de adjudicación es establecido por esta misma entidad, que es el organismo con el que cualquier interesado ha de ponerse en contacto para consultar las dudas que pudiese tener.

El certificado de cierre de la subasta ha de estar disponible para todos los usuarios, incluyendo las vías telemáticas. Si la subasta hubiese sido finalizada por la Autoridad Gestora, el certificado se podrá encontrar en la correspondiente web, en la pestaña de pujas de la subasta.

¿Cuándo finalizan las subastas judiciales?

En cuanto a los criterios para determinar cuándo ha finalizado el plazo de vigencia de las subastas judiciales, se deduce que han culminado por alcanzar el mayor valor de sus porciones. Esto conlleva la emisión y entrega de un certificado de cierre o clausura a los oferentes, en los días que culmine el procedimiento.

Los usuarios que sean beneficiarios de la subasta han de recibir también el certificado donde conste su éxito en la puja. Una vez que la Autoridad Gestora lo comunique al Portal de subastas, se podrá proceder a la devolución de los depósitos que hayan entregado los oferentes que no hayan ganado en la subasta.

¿Cuáles son los costes de contratar un bufete especialista en subastas judiciales?

Si se gana la puja, el coste gira en torno a un 1,5 % del valor de la subasta, el equivalente a los servicios previos. Esta cifra se mantiene para cualquier servicio judicial posterior al procedimiento, por lo que el conjunto del proceso conlleva el pago de un 3 % por los servicios prestados.

Para comenzar la asesoría, se suele abonar una provisión de 3000 euros, que se recupera de los honorarios cuando se gane la subasta. De este modo, se sufragará el servicio prestado hasta que se pueda ganar la primera de las subastas judiciales seleccionadas.

Los requisitos para prestar un asesoramiento especializado en subastas judiciales en Valencia

Para conseguir la posición más favorable en cualquier subasta, es importante contar con el respaldo de abogados que sean expertos en la materia. Para ofrecer una competente asesoría jurídica en materia de subastas de inmuebles en Valencia en particular, y en cualquier tipo de ejecución hipotecaria en general, han de tenerse sólidos conocimientos de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

También es imprescindible llevar una larga trayectoria actuando en esta modalidad de procedimiento. Solo así se puede adquirir el criterio necesario para ayudar al cliente, ya sea el ejecutante o el ejecutado del proceso.



¿Cómo encontrar un bufete especializado en subastas judiciales en Valencia?

En Aliter Abogados nos encargamos de resolver cualquier clase de consulta sobre las subastas judiciales de cualquier tipo de bien inmueble, local comercial o finca, ya sea rústica o urbana. Nuestros conocimientos y una larga trayectoria nos capacitan para ofrecer un pormenorizado servicio de asesoría jurídica en todo lo relacionado con este tema.

Además, nuestro servicio de asesoramiento se encuentra disponible para aquellos clientes que hayan sufrido el inicio de procesos de subastas en Valencia por haber tenido problemas a la hora de pagar a sus acreedores. La misma asesoría proporcionamos a los acreedores que inicien un proceso de reclamación de la deuda.